lunes, 7 de junio de 2010

FORO: DESMANTELAMIENTO DE FAVELAS EN RIO

Tras leer el texto
Río combate el furor urbanístico de las favelas

Participa del foro:
¿Estás a favor o en contra del desmantelamiento de las favelas en Río?

28 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Creo que las personas tienen el derecho a una vida mejor. Pero, no pienso que esta sea la preocupación de nuestros gobernantes. Tampoco que el desmantelamiento de las favelas va a generar algun cambio, en realidad, lo único que va a cambiar será la dirección del problema. Quizás esta decisión sea un disfraz, más una estratégia política en busca de tiempo para que nosotros nos olvidemos de lo sucedido. A final, nuestra memoria no es tan buena... Pienso que hay intereses en juego y no es bueno para la ciudad de Río e incluso para el país que el mundo piense que no se hizo nada. En ese sentido, la preocupación sería más ecónomica que social porque si lo fuera entonces ¿ por qué tardaran tanto para hacer algo? Al principio, puede parecer algo bueno, porque personas no serán más enterradas vivas (es lo que se espera) pero, ¿serán tratadas como ciudadanas? ¿Sus derechos serán garantizados? Digo lo esencial: habitación, empleo, calidad de vida, educación, comida, salud, dignidad y respeto. No creo que nuestros políticos piensen en cuestiones sociales, porque si lo hicieran no tardarían tanto en buscar soluciones para algo tan antiguo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No veo como posible ponerme en contra o a favor de esta cuestión. Hay que pensar en varios factores que circulan este debate, como los derechos de las personas garantizados, si tendrán seguranza y una moradia digna, lo que no tienen hoy. Es cierto que a algunas de esas personas les suelen conveniente vivir en sitios como estos, tanto es verdad que cuando tienen la oportunidad de salir de las favelas, casos que ocurrieron con la ayuda del gobierno, debido a algún derrumbamiento de tierra o algo así, volvieron porque no consiguieron mantenerse abastados del local donde vivieron y pasaron la infancia. Por eso mirando al foro, no concordo con lo que una participante dijo. Realmente existen políticos que no se preocupan con el social, pero no es correcto generalizar. Un cambio así es bien drástico, doloroso y costoso, es necesaria la unión de gobernantes y población para que la situación de las favelas cambie de verdad. Así, me pongo más favorable a ese desmantelamiento, porque no veo como posible y sustentable una vida como la de esos moradores, pero como dije más arriba, es necesario tener una política defensiva a favor de los derechos que a ellos pertenecen. (Ana Carolina de Melo do Carmo)

    ResponderEliminar
  5. Aunque parezca actual esa discusión, las acciones de la administración de la ciudad para solucionar el problema son antiguas. Una de las propuestas de la Municipalid de Río en 2009, por ejemplo, fue la construcción de muros en algunas favelas de la ciudad para impedir que las viviendas avanzaran por la Mata Atlántica. Ese proyecto tenía claramente un propósito ambiental, pero tenía también, en las entrelíneas, una intención política de no permitir que las favelas se expandiran hasta las regiones más valoradas, donde estarían los barrios de clases ricas.
    De manera similar es la propuesta de Eduardo Paes, intendente de Río, para derrumbar las favelas cariocas tras el temporal de abril de este año. Parece que la administración ha utilizado las muertes ocurridas en esa tragedia para justificar la demolición, que, en realidad, es un proyecto para creación de áreas potencialmente fuertes para la especulación inmobiliaria.
    Eso es lo que ha vehiculado, por ejemplo, la prensa colombiana . Según Plügel, periodista de IPS, el alcade de Río, Eduardo Paes, aprobó el desmantelamiento basado en la avaliación del Instituto de Geotécnica de Río de Janeiro (Geo-Rio), órgano subordinado a la intendencia, mientras que “los peritos del Núcleo Tierra y Habitación de la Defensoría Pública del Estado de Río de Janeiro concluyeron que ‘no hay fundamento técnico para el desalojo’”. Para Marcelo Chamorro, propietario de un inmueble en Tabajaras, “el decreto “esconde la intención de valorizar los terrenos y barrios aledaños con la recolocación de estas favelas”.
    Así, entonces, no hay una justificativa razonable para el derrumbe de las favelas cariocas. No se puede simplemente cambiar la vida miles de personas que constituyeran sus familias y sus historias por causa de los intereses económicos de un pequeño grupo de gente cuya única referencia de vida, muchas veces, es la ofrecida por condominios de alto lujo frente al mar.

    ResponderEliminar
  6. El desmantelamiento de las favelas de Río es una de las propuestas del gobierno de intentar solucionar los problemas asociados a las favelas. Además de las dificultades que pueden surgir, es una buena solución, si bien planeada. Teniendo en cuenta que las favelas son un resultado de una mala administración pública, la omisión del gobierno y de la fiscalización de las nuevas habitaciones que iban surgiendo, el gobierno hay que poner atención a las nuevas habitaciones que pueden formarse en los sitios donde ocurrir el desmantelamiento. Para que el plan tenga buenos resultados, hay que construir habitaciones populares lejos de las montañas, y además de eso, hay que reforestar con la vegetación nativa para que otros no ocupen el sitio. Otro aspecto importante que el gobierno tiene que poner ojo, es la integración social de las personas que salieron de las favelas, llevar la educación, la salud y la seguridad, o sea ofrecer una calidad de vida satisfactoria. El gobierno hay que mantenerse firme ante los que van a luchar para que las favelas permanezcan como están, ese será el gran problema que el gobierno va a encontrar, las personas que negarán salir de allá, como por ejemplo, los traficantes.

    Camila Magalhães Costa

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Creo que el desmantelamiento es una buena opción para intentar solucionar los problemas de la expansión descontrolada de las favelas y principalmente eliminar las áreas de riesgo. Pero tenemos que pensar que esa medida tiene dos lados: la preocupación con la vida de las personas que viven en las favelas y la importancia económica que tiene las áreas de las favelas en Río de Janeiro. No debemos ser inocente al punto de creer que los gobernantes están interesados solamente en el bienestar de la población de estas comunidades, pues algunas favelas están localizadas en áreas de gran valor inmobiliario. El desmantelamiento es necesario desde que el gobierno haga también otras medidas, como por ejemplo, proyectos sociales y económicos que proponen mejores oportunidades de empleo, vivienda, salud y alimentación para las personas que viven en las comunidades. Caso contrario, creo que la mejor actitud es dejar las favelas en las áreas que están y que los gobernantes se responsabilizen por la urbanización, las condiciones de saneamiento y los ciudados básicos de salud en estas comunidades. Las favelas necesitan de atención lo más rápido posible, para que no sea necesario haber otro inclemente temporal...

    Maira Guimarães

    ResponderEliminar
  9. En los últimos años las favelas se han consolidado como una de las alternativas de vivienda para la población de bajos ingresos en todo el país. Sin embargo la comercialización de inmuebles irregulares particularmente en eses sitios marginales, afronta y exhibe los aspectos más crueles del proceso de reproducción del espacio urbano en nuestras ciudades.

    Las favelas ya no pueden constituirse en asentamientos informales en las metrópolis, pues una vivienda informal no se limita a los barrios pobres, alrededor de eses sitios existen trabajos ilícitos que varias personas desarrollan, además de poner en evidencia la desigualdad económica de la sociedad brasileña.

    Las favelas se difieren fuertemente del conjunto del tejido urbano,un factor que posibilita el desmantelamiento de algunas favelas en Río es la concentración de viviendas y la ubicación cerca a las fuentes de agua y en las zonas de protección ambiental, donde ya hay restricciones de uso de eses locales impuesto por la legislación.

    Es necesario tener en cuenta el valor de la vida de las personas en esas regiones de riesgos, varias familias no pueden seguir viviendo tendidas sobre los morros, con la duda si los gobernantes van a urbanizar las favelas o podrán sufrir más un desplazamiento en esas laderas.

    ResponderEliminar
  10. No estoy totalmente a favor del desmantelamiento de las favelas, pues creo que hay otros intereses del gobierno en estas medidas, como fue presentado en la noticia de “El País”, bien como de acuerdo con los análisis técnicos realizados por el Núcleo Tierra y Habitación de la Defensoría Pública del Estado de Rio de Janeiro, divulgados en la noticia del periódico Ipsnotícias, concluyendo que no hay fundamento técnico para el desalojo. Muchas de las áreas en donde fue determinado el desmantelamiento están seguras por muros de contención. Pienso que es importante que el gobierno resuelva la cuestión, pero no de manera tan radical. Se puede, por ejemplo, reubicar las familias para áreas dentro del propio barrio o a barrios vecinos, con apoyo financiero del gobierno. Pienso también que la cuestión no es solo esa. Hay también que solucionar los otros problemas que abarcan la situación de ilegalidad: desarrollar la infraestructura, distribución de energía, saneamiento, transporte, educación, promoción de la salud, controlar la criminalidad y acabar con el narcotráfico, entre otros problemas que desde hace mucho tiempo hacen parte del cotidiano de las favelas y que el gobierno parece siempre olvidárselos .

    Rafael Luciano

    ResponderEliminar
  11. Después de una tragedia siempre aparecen proyectos y posibles soluciones para el problema. El desmantelamiento de las favelas de Río va allá de una acción preventiva, es también una cuestión de política social. Es preciso aprovechar el momento y cobrar de las autoridades soluciones definitivas para la situación, pero con mucha cautela, pues se trata de la vida y de la historia de estas personas.
    Es una obligación de los gobernantes mantener la gente lejos de lugares que ponen sus vidas en riesgos, tanto como ofrecerlas una morada digna, donde puedan usufructuar de las necesidades básicas como saneamiento, agua, luz, transporte público, escuela y salud.
    También comparto con la opinión de los líderes comunales de las favelas que se preocupan con la situación social de la gente. Tiene que pensar que ellas tienen allí una historia, y que allí crearan raíces, lazos de amistades y familia.
    Soy a favor del desmantelamiento desde que venga acompañado de una asistencia a la gente, que estos sean trasladados de manera digna, respetando sus orígenes, su grupo de convivio y sus necesidades y que el gobierno garantice que los sitios desmantelados no sean nuevamente ocupados.

    ResponderEliminar
  12. No creo que el desmantelamiento de las favelas sea una solución de éxito. El hecho de sacar esas personas del lugar donde viven, a veces desde que nacieron, no cambiará sus pensamientos y sus maneras de vivir en sociedad. El problema de esas viviendas no está sólo en sus construcciones, que son mal edificadas, sino está principalmente en como sus habitantes veen el mundo y como sus actitudes influyen en él. Una gran parte de los residentes de esos aglomerados no tiene la conciencia de que es apenas con el trabajo y los estudios que se vive dignamente. Eso sí es un problema con el cual el gobierno de Río debe de preocuparse, pues encadena una serie de problemas socio-culturales.
    La cuestión del desmantelamiento no es sólo ineficaz, pero también prejuiciosa. Si uno va al barrio de São Conrado verá que de un lado hay la favela de Rocinha y del otro hay mansiones de personas ricas, incluso de artistas famosos que quizá también sean construcciones irregulares, pues en la última lluvia algunas igualmente se abatieron.

    Renata de Aquino Barão

    ResponderEliminar
  13. Desde haya un estudio de situación con ingenieros, geólogos y todos los profesionales que son necesarios para avaluar las situaciones del solo en las favelas del Rio soy totalmente a favor del desmantelamiento, no solo en favelas como en cualquier lugar que haya riesgo de vida.
    La vida es el bien más importante y se hay peligro el desmantelamiento de favelas debe ocurrir con furor, así como la expansión de una favela.
    Creo que problemas como el apego al barrio y a las amistades son cuestiones secundarias cuando se trata de riesgo de vida, además las personas pueden apegarse a un nuevo barrio y establecer nuevas amistades sin perder las antiguas.
    Las preocupaciones existentes acerca del valor inmobiliario del lugar es otra cuestión que debe ser despresada pues si solo no es adecuado para la construcción de casas ninguna casa debe ser construida allí. La idea fomentada de que deslaves ocurren solamente en comunidades pobres es totalmente falsa. Un ejemplo de desmantelamiento en locales donde la condición financiera es más elevada en el proprio Estado de Rio ocurrió ese año en Angra dos Reis con la muerte de muchas personas en una área noble, cerca de la playa.
    No hay cosa más importante que la vida por tanto, si hay cualquier peligro de destruición, las personas deben ser retiradas inmediatamente del lugar de riesgo y transportada para un local seguro.

    ResponderEliminar
  14. Con toda la fuerza de mi corazón y mi alma estoy a favor del desmantelamiento de las favelas. No es que sea impiadoso, pero tampoco soy Jesús Cristo.
    Entiendo que las personas que viven en favelas tienen cada uno de ellos cientos de motivos para hacerlo. Pero a mi punto de vista personal no se puede simplemente llegar a un determinado lugar e instalarse con la familia, solo pensando que tienes que resolver tu problema. Seguramente estarás causando muchos otros problemas a personas que no están, a primera instancia, involucradas con tu particular causa.
    Cuando ocupas un área sin una previa infraestructura tu tampoco vives adecuadamente, pero luego echas la culpa al Estado de que no tienes condiciones dignas de supervivencia. Reconozco con sobras que el gobierno tiene obligación de facilitarte una vivienda en condiciones de habitación. Para eso hay numerosos planos de viviendas destinadas a familias de baja renta en todo el país.
    Ya lo sé que estas medidas no llegan para atender toda la demanda necesaria, pero tampoco hay que cruzar los brazos y dejar que otros te solucionen todo.¡Manos a la obra hermanos, el árbol crece y seguramente da frutos pero primero hay que plantarlo!

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. El desmantelamiento de las favelas podría ser algo positivo, dependiendo de cómo el gobierno trate el caso. No es tan sencillo como simplemente demolir las chabolas bajo afirmaciones de que están ubicadas en sitios que ofrecen alto riesgo de deslaves. Tampoco debe el problema ser solucionado con precarias políticas de urbanización, como las que se llevaron a cabo durante los años 1980. Menos todavía se debe hacerlo para asentar en su lugar lujosas mansiones, porque eso sería demasiado injusto con los primeros moradores, ya que sustraería su patrimonio, cambiando su vivienda de gran valor potencial por otra en un sitio menos valorado. Lo ideal sería que cambiaran las condiciones de vivienda de sus habitantes, mejorando su infraestructura de manera a que suplantara los posibles riesgos. Sin embargo, a lo que todo indica, eso no tiene cabida en la política de desmantelamiento de favelas en Río sino que la pone por delante de su real objetivo, que es la especulación inmobiliaria. Obrando de esa manera los gobernantes rebajan la dignidad de los ciudadanos habitantes de esos sitios, privándoles de su patrimonio y haciendo que les crezca aún más el sentimiento de no encontrar acogimiento en la sociedad.

    ResponderEliminar
  17. el desmantelamiento de las favelas en Río

    La expansión desordenada de las favelas en Río es una herida que ven creciendo hace mucho y se tornando una llaga sin control. Reflete la mala administración de cada gobernante que ha pasado en Brasil y en Río de Janeiro. El desnivel social, la inmigración de personas de otros estados en busca de empleo, la carencia de un plan que permita un crecimiento ordenado son los principales motivadores del crecimiento absurdo de las favelas.
    En mi opinión, el desmantelamiento debe ser una de varias medidas que el gobierno debe adoptar para controlar el avance explosivo de las favelas, porque juntamente con la expansión, se asocia otras preocupaciones como: el control del narcotráfico y las milicias o grupos parapoliciales, los crímenes y violencias de toda especie.
    El combate a estos problemas es un proceso gradual y debe contar no solo con la acción de los gobernantes del Río, sino también con los de los otros estados, del presidente e incluso del pueblo brasileño.
    Mércia

    ResponderEliminar
  18. En mi opinión, el desmantelamiento en Río es necesario. Sin embargo, los gobernantes tienen que pensar muy bien antes de comenzar ese proyecto. Ellos erraron una vez, cuando dejaron que las favelas crecieran desordenadamente en el pasado y ahora hay que se tomar esa actitud, pero no hay espacio para más errores. Está más que comprobado que es muy peligroso vivir en lugares con riesgo de deslizamiento a causa de las fuertes lluvias en el inicio del año en Brasil, pero hay que garantizar una vida digna para las personas que salgan de sus casas de las favelas. São Paulo hizo algo parecido con eso algunos años atrás: los gobernantes sacaron las personas de las favelas y construyeron casas (primero el “Cingapura” y después el “CDHU”) para que las personas viviesen en lugares más organizados y menos violentos, pero no obtuvo suceso absoluto. El proyecto fue considerado bueno, pero algunas personas que vivían allá decían que no era un lugar seguro, ya que ellos no iban para barrios más seguros y con más policías en las calles. Además, las casas eran de mismo tamaño, así que era común siete u ocho personas viviendo en pequeños apartamientos con un o dos cuartos. Resultado: muchas personas preferían vivir en las favelas que en los apartamientos del gobierno. Lo mismo no puede pasar en Río. Comprendo que un desmantelamiento “consciente” de las favelas es muy difícil, pero no hay otra salida. Creo que seguir el ejemplo de São Paulo es una buena opción, sólo corrigiendo los errores cometidos y primoreando el proyecto.

    ResponderEliminar
  19. Vilma
    Vivemos en una nación dónde la política pública es poco o nada eficiente. Por lo tanto, simplemente realizar un desmantelamiento de las favelas y entregarles a estas familias un supuesto sueldo, para que puedan alquilar otra vivienda, no es la solución sino una afronta porque este dinero no es suficiente para ir a una zona que se pueda tener una vida más digna, quizá va a vivir en otra favela y así ocurrir el crecimiento desordenado de otra región. Por tanto, el problema solo cambia de lugar pero no se soluciona de manera eficaz.
    Lo que realmente debería ser hecho es crear obras de urbanización eficaces en otras regiones para después desplazar las familias que se encuentran en graves riesgos de vida. Sitios donde la gente realmente pueda decir que su vida ha cambiado para mejor.
    Además, si la política de mejorar Río de Janeiro, como presenta parte del noticiero “Río y sus dos mundiales”, de Laprensa.hn, tiene como paño de fondo el mundial de 2014 y Las Olímpiadas de 2016, pero si es realmente eficiente, entonces, bienvenidos los cambios. Sin embargo, la preocupación principal es esconder toda la situación de violencia que hay en las favelas que realmente crear una infraestructura de educación, trabajo y vida digna para estas personas.

    ResponderEliminar
  20. No vivo en Rio y no tengo idea de cómo es vivir en una favela. Pero doy clases para niños que ya perdieron mucho por vivieren en estas, niños que ya perdieron todo porque la lluvia invadió sus casas y llevó todo lo que había. Algunas veces llevó madres y padres y hermanos. No sé si la cuestión es haber o no favelas, o si es haber condiciones de vivir sin miedo de que con la primera lluvia todo se va con el agua. Al mismo tiempo me parece oportuna la preocupación con el desmantelamiento ahora que Rio recibirá la próxima Copa y las Olimpiadas en seguida. No sé si tengo en mi fe suficiente en los gobernantes para acreditar que eso es por las personas, y no para esconder la pobreza o para conseguir los tan bien valorizados terrenos que algunas favelas ocupan hoy. A pesar de todo, pienso que si el desmantelamiento cambiar en alguno punto positivo la vida das personas de estas comunidades del suburbio, es una opción que podría y debería ser considerada por todos, gobernantes y sociedad.

    ResponderEliminar
  21. Creo que el desmantelamiento de las favelas es una reacción inmediata del gobierno frente al susto que pasó la ciudad Río de Janeiro con las lluvias, pero no es la mejor medida ni la solución definitiva del problema. En realidad, creo que esa medida es más un movimiento político de divulgación de una imagen positiva del Río (teniendo en cuenta que la ciudad será la sede de las próximas Copa del Mundo y Olimpíadas) que una verdadera preocupación con el problema. Es verdad que el desmantelamiento de las favelas disminuirá la superpoblación de las favelas y eso, reducirá los riegos y muertes de personas en lugares de mayor peligro, pero, ¿y las otras personas que aun se encuentran en situación de pobreza y se quedan buscando una vida mejor en las ciudades? ¿Van a dejar de soñar y buscar a las ciudades por solidaridad al gobierno? ¿Para donde van los desabrigados? ¿Cómo vivir de un "alquiler social" en una sociedad que se edifica por el capital? Pienso que una intención tiene valor, desde de que sea fruto de un deseo. El problema de las favelas es un problema social y no debería ser tratado como un simple problema demográfico.

    ResponderEliminar
  22. Tatiana Soares
    Soy a favor del desmantelamiento primero por una cuestión de seguridad, muertes como hubieron en el Río podrían ser evitadas. Segundo para garantir cualidad de vida a las personas, las condiciones que viven son terribles, sin urbanización, sin seguridad, sin saneamiento básico. Soy a favor de un desmantelamiento hecho mirando a los intereses de la población y una mejor cualidad de vida. Otras medidas deben ser tomadas principalmente para que no surjan nuevas favelas o ocupaciones en locales inadecuados que ponen la vida de las personas en riesgo. Lo derecho de vivir con dignidad debe ser la preocupación de los gobernantes.

    ResponderEliminar
  23. Estoy en contra del desmantelamiento de las favelas en Río porque los que lo proponen no tienen en cuenta los lazos que las personas establecen con el lugar en donde viven y su patrimonio cultural, porque creo que la gran motivación es la especulación inmobiliaria, o sea, quieren el espacio para mejorarlo y construir casas o hoteles para los ricos o para los turistas.

    Esa medida va a alejar el problema, pero no va a resolverlo. ¿Por qué no proponen sacar también las mansiones de las zonas de riesgo? ¿Por qué no las hay? Mentira porque sí, existen.

    No van a dar buenas condiciones a esas personas que serían trasladadas. ¿En dónde van a alojarlas? Tal vez en un lugar más seguro desde el punto de vista "urbanístico", pero que no les da condiciones de supervivencia, por la distancia del centro comercial, en donde está su trabajo y el acceso a escuela y a la salud, por ejemplo.

    Me parece más que quieren maquillar Río para 2014, para que esté bonito y seguro sin sus favelas. Tienen ahí un problema: las favelas y sus vivientes forman parte del paisaje de la cidade maravilhosa.

    ResponderEliminar
  24. Tras leer la opinión expuesta por los coordinadores de organizaciones de que vigilan las favelas del Río de Janeiro en la noticia “Río combate el furor urbanístico de las favelas” que menciona que el concepto de desmantelamiento de favelas puede ser ampliado y que al final los gubernamentales se aprovechen de esta medida para derribar las favelas que no solo están en las aéreas de riesgos sino también las que están en aéreas nobles de la ciudad, he cambiado mi opinión en relación a demolida de favelas en esta ciudad. Esto porque antes pensaba que por detrás de esta medida había un sentimiento de ayuda humanitaria, pero la sólo duda de que en esta situación haya intenciones capitalistas, me infunde un cierto recelo en relación a esta medida que cambiará profundamente la vida de las personas que viven en las favelas. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de decisión es bastante traumática y que sólo valdrá la pena donde realmente sea necesario. Sólo si para uno para que se mantenga vivo se necesario trasladarse.

    ResponderEliminar
  25. Tras leer los textos indicados y acompañar a los noticiarios sobre la cuestión de las favelas, creo que desmantelarlas es una buena opción, pero debe hacerlo con responsabilidad. Lo mejor es que jamás hubiera existido este tipo de morada y que las personas no necesitaran vivir en tan malas condiciones… Pero, como no ocurrió de esta manera y como dije, el desmantelamiento debe realizarse de manera responsable, y, a esto no voy a considerar el problema mencionado en el texto de que las favelas se encuentran en áreas de alto valor inmobiliario... Parece que están pensando solo en quien va a apropiarse de las “nuevas tierras” de las zonas más caras de Río de Janeiro, después que no más existan las favelas. Creo que hay otros motivos más importantes y muchas dudas, como: ¿Dónde van a poner tanta gente?, ¿Cuáles van a ser sus condiciones de vida?, ¿Solo cambiarán de dirección? ¿Seguirán viviendo en nuevas favelas pero ahora “construidas” por el gobierno, lejos del centro de la ciudad, de la zona sur?... Hay que tener mucho compromiso para seguir con la solución presentada, pues en el futuro el problema podrá quizás ser más complicado para arreglarse. RAQUEL DE PAULA FERREIRA RAMOS

    ResponderEliminar
  26. Más una gran tragedia en una gran ciudad brasileña, y más una vez los gobernantes adoptan estrategias que no respetan y no condicen en absoluto con la realidad en que viven las personas de las comunidades menos privilegiadas, que no llevan en consideración sus circunstancias personales.
    No quiero decir que el actual gobernante es el culpado de todo lo que ocurrió. El problema de la expansión descontrolada de las favelas en Río es, creo, casi secular. Es resultado de la más completa ausencia de políticas sustentables de organización del espacio público, de falta de políticas de habitación más inclusivas y de otros fundamentos para la mejor organización de la ciudad.
    Por lo tanto, soy contra el desmantelamiento puro y simple de las favelas, del desmantelamiento agresivo y que no respeta las costumbres de las personas envueltas. Soy además contra medidas tomadas en el calor de los acontecimientos, actitudes poco planificadas o pensadas, mismo que estes acontecimientos se refieran a tragedias en que muchos perecieron.
    Pero la verdad es que el momento es apropiado para una discusión amplia sobre el tema. Y que esta pueda propiciar decisiones inteligentes y claras. Que los responsables tengan resolución y coraje para adoptar las estrategias más necesárias e indispensables para mejorar las condiciones de vida de aquellos que viven en las favelas.
    Rodrigo Teixeira Neves

    ResponderEliminar
  27. Creo que el problema va más allá que simplemente desmantelar favelas, porque lo que produce la expansión de las favelas debería se enfrentado de la misma forma. Si uno vive allí es porque no tiene otra opción, y además de eso ¿como va a ser la vida de estas personas al cambiaren de viviendas? Porque una cosa es el gobierno retirar a las personas de las favelas, y otra es dar la asistencia de que ellas van a precisar para seguir sus vidas de forma a no precisaren recurrir a otras favelas en el futuro. El gran problema es la falta de oportunidad de las clases más bajas, falta alimentación, salud, educación lo que, amplía la responsabilidad de los gobernantes. En la vida de estas personas, el problema de la falta de vivienda es solo más uno que tienen que enfrentar. Simone gomes

    ResponderEliminar
  28. Es difícil dar una opinión sobre el desmantelamiento de las favelas en Río. En primer lugar, porque es más fácil para cualquier ciudadano de clase media decir que está a favor que el gobierno acabe con esas comunidades. El sueño de la sociedad es que no haya casas feas, narcotráfico, niños pidiendo limosna y ladrones cerca de sus casas. Algunos podrían pensar que, si las favelas no existieran, no existiría nada de eso. Sin embargo, las favelas son una consequencia del capitalismo y sacar esas personas de sus casas no va a acabar con los problemas creados por el sistema. Además, no hay sólo ladrones y traficantes en estos suburbios. Hay principalmente gente que trabaja muchísimo para que las clases alta y media puedan tener comodidad. Hay que pensar también que la mayoría nació allí y actualmente vive allí con su familia y amigos. Derrumbar su hogar es, de alguna manera, acabar con la historia de esas personas. Tampoco se puede olvidar que algunos están a favor de la retirada de esas comunidades, pues, en Río, las favelas ocupan áreas de gran valor inmoviliario. Llevando en cuenta todo eso, estoy en contra de esa medida.

    ResponderEliminar